LA IMPORTANCIA DE REALIZAR UN ESTUDIO DE LA PISADA EN NIÑOS

El estudio biomecánico de la pisada, consiste en el análisis del pie en posición estática y dinámica así como su relación con otras estructuras como la rodilla, cadera o la columna.

Partiendo de la base de que “todo el mundo debería hacerse un estudio biomecánico al menos una vez en la vida”, si es en edad de desarrollo, las posibilidades de prevenir lesiones futuras y por tanto de mejorar la calidad de vida de una persona, se multiplican exponencialmente. De ahí la importancia de la biomecánica pediátrica en el tratamiento de niños.

La edad ideal para realizar un estudio biomecánicos en niños es a los 4-5 años de edad, salvo que se observe en el niño cualquier malformación acusada o síntomas de inestabilidad como caídas habituales.  A los 13 años de edad aproximadamente es cuando el niño finaliza el proceso de osificación, por lo que las estructuras óseas tienen menos rango de corrección.

Los pies de los niños están en constante evolución y son muy elásticos; y muchas veces en un primer momento no refieren ningún dolor, pero es mejor asegurarnos de la adecuada marcha del niño y realizar revisiones periódicas.

Los problemas más habituales que encontramos en pacientes infantiles:

Los problemas más habituales que encontramos en pacientes infantiles:
  • Pies planos
  • Pies valgos
  • Mala posición de los dedos
  • Enfermedad de Sever (dolor en talón)
  • Disminución de la estabilidad
  • Caminar de puntillas
  • Caminar con puntas hacia dentro o hacia fuera
  • Rodillas en “X”
  • Torpeza a la hora de caminar
  • Patologías dérmicas: Papilomas, uña encarnada
¿Qué valoramos en el estudio de la pisada?
  • Rango de movilidad de las articulaciones
  • Rango de flexibilidad de las articulaciones
  • Medir la dismetría a nivel de caderas y hombros
  • Valorar la existencia de escoliosis
  • Valorar la postura del pie y tobillo
  • Valorar la movilidad y postura de rodillas
  • Cuantificar ángulos de rotación de cadera

Estudio de la pisada en niños tenreife

 

Realizar una revisión podológica a los más pequeños es muy recomendable para controlar la evolución de su pisada y detectar incipientes patologías.

Un diagnóstico precoz es esencial para comenzar tratamientos correctores en caso de que sean necesarios, ya que se pueden solucionar gran parte de los problemas en los pies mediante la confección de unas plantillas personalizadas.